Lactancia: problemas comunes

Publicado el
Problemas de lactancia - MAYUMI Collares de lactancia

La lactancia materna debería ser una experiencia placentera y relajante para ti y tu bebé. Sin embargo, pueden producirse problemas comunes que hacen que la experiencia te resulte difícil, desagradable ya veces dolorosa. Ante todo no te desanimes!

A continuación os presentamos algunos de los problemas más comunes que una mamá puede experimentar durante la lactancia y los consejos para evitarlos (en cualquier caso, recuerda que tu grupo de lactancia o médico especialista son los que mejor te pueden ayudar)

Dolor en el pezón. Casi todas las madres lo hemos padecido y es muy molesto. Muchas incluso nos hemos replanteado la lactancia por esta razón, pero la verdad es que tiene una solución muy simple ya que suele ser resultado de la colocación incorrecta del bebé a la hora de mamar o del uso de la técnica incorrecta.

Para curar y evitar los pezones doloridos y agrietados, asegúrate de que el bebé esté usando la técnica adecuada de extracción. Si sientes dolor, retira suavemente al bebé del pezón poniendo tu dedo en su boca para soltarlo  y vuelve a intentarlo. Tras amamantar, la aplicación de un poco de leche materna en el pezón te aliviará el dolor y prevendrá infecciones, ya que tiene propiedades anti bacterianas. Asistir a un grupo de lactancia que te asesore sobre como posicionar a tu bebé es la clave.

Congestión mamaria o sensación de plenitud. Causada por una congestión de los vasos sanguíneos en el tejido mamario, lo que hace que la mama se endurezca, se hinche y duela. Esto provoca que los pezones no sobresalgan lo suficiente para permitir que el bebé se coja al pecho y genera incomodidad durante la lactancia.

Para evitar la congestión mamaria se recomiendan tomas frecuentes, extraer la leche materna con sacaleches, tomar una ducha caliente y el uso de compresas frías en los pechos.

Confusión chupete/biberón-pezón. Ocurre cuando un bebé se le da un biberón o chupete durante las primeras semanas de la lactancia materna y a puede interferir con la capacidad de los bebés de agarrarse correctamente al pezón. A veces te puedes sentir agobiada porque el bebé quiere pasar todo el rato en el pecho, necesitas delegar y el chupete puede ser una tentación en la que muchas hemos caído.

Para evitar la confusión con el pezón, no uses chupete o un biberón hasta que la lactancia esté firmemente establecida, esto es por lo general un período de 3-4 semanas después del parto. A parir de este momento podrás usarlos sin problemas, siempre y cuando no se abuse de ellos.

La fuga. La mayoría de las mujeres experimentan fugas de mama en un momento u otro, especialmente durante la época en que los niveles de producción de leche sólo se están estableciendo. Son incómodos y pueden llegar a manchar y mojar nuestra ropa.

Para evitar fugas, es importante que no se pierda una sesión de alimentación y no dejar demasiado tiempo entre tomas. Establecer un tipo de lactancia a demanda, te ayudará con este problema. También te puede ayudar usar círculos protectores de algodón para el pezón.

Las infecciones mamarias “mastitis”: Seguro que has oído hablar de ella y es muy temida entre las mamás que dan el pecho. La mastitis es una infección de los tejidos del seno que puede causar enrojecimiento, dolor, inflamación y un aumento en la temperatura de la mama. Ocurre cuando las bacterias de la boca de un bebé entra en el conducto de la leche a través de una grieta en la piel del pezón

Para tratar la mastitis en casa, se suele recomendar el uso de analgésicos, alternar compresas calientes y frías en el pecho y beber mucha agua. Si esto no proporciona alivio a la mastitis, entonces debes consultar con un médico para ver si el uso de antibióticos es necesario.

Las formas de prevenir la mastitis incluyen el vaciando los pechos por completo para evitar la congestión, usar técnicas para prevenir pezones agrietados, beber suficiente líquido y tener una higiene adecuada.

 Reflejo de bajada. El reflejo de bajada es una parte normal de la lactancia materna y es el resultado de la prolactina y las hormonas oxitocina. Si al dar el pecho experimentas dolor, estrés o ansiedad puedes tener dificultades con el reflejo de bajada. La leche materna retenida se mantiene dentro de las glándulas mamarias que pueden causar dolor y ansiedad adicional.

Para tratar este problema se recomienda practicar técnicas de relajación y encontrar una posición cómoda lactancia. Reducir las distracciones ambientales, los masajes suaves  y las compresas de calor  pueden ayudar a aliviar la situación.

Problemas de “agarre” . Se refiere a la capacidad de que un niño tiene que colocar el pezón en la boca correctamente para recibir la mayor cantidad de leche con la menor cantidad de esfuerzo. A veces el bebé simplemente no se agarra bien al pezón por diferentes razones: dentición, mala colocación, etc…

Para resolver los problemas, los especialistas en lactancia recomiendan que pezón y aureola estén en la boca del bebé. Los cojines de lactancia pueden corregir con eficacia la posición, por lo que es más fácil para el bebé se agarre correctamente.

Suministro de leche inadecuada. Las demandas de leche de un bebé determinarán la producción de leche materna. Un sistema de tomas a medida del bebé, dándole leche cuando la pide,  puede solucionar este problema. Que nadie te diga que no tienes suficiente leche. Si das leche “a demanda” por regla general tu bebé obtendrá la leche que necesita.

Para asegurar una suficiente producción de leche es necesario dar de mamar siempre que el bebe lo pida, descansar adecuadamente, comer bien e ingerir los líquidos esenciales para un suministro óptimo de leche. En caso de duda, haz un seguimiento periódico de las deposiciones y peso de tu peque.

Los pezones planos o invertidos. Un tipo de pezón invertido o plano se conoce como un pezón con hoyuelos o doblado. Existen diversos grados de inversión del pezón que van desde ligeramente hasta invertidas severamente. Se puede determinar el tipo de inversión por hacer una “prueba del pellizco,” comprimir el área de aproximadamente una pulgada detrás de la areola, el pezón si no llega a ser erectas o sobresalir, se considera que es plana. Si el pezón se invierte y se retrae en el tejido de la piel, o se vuelve cóncava (curva hacia el interior), se invierte.

Hay varias opciones de tratamiento disponibles para los pezones invertidos o planos, que hacen más fácil para un bebé a agarrarse. Por ejemplo puedes probar a estirar el pezón aproximadamente 5 veces al día y antes de la lactancia materna. Usar un extractor de leche puede ser otra solución eficaz para pezones invertidos o planos.

• Enfermedad o fiebre de la madre.  Primero de todo deberías consultar a tu médico, pero por lo general la lactancia materna se puede continuar sin problema durante la mayoría de las enfermedades y es probable que se beneficien de los anticuerpos recibidos de la madre.

Amamantar a los niños desde el nacimiento hasta la edad de 2 años de edad tiene el mayor potencial para lograr un impacto positivo en la salud y el bienestar.

Desde MAYUMI te animamos a no tirar la toalla y a seguir adelante a pesar de los problemas que puedan surgir. 

Fuente: https://www.elblogdelasalud.info/