Dentición: ¿collar de silicona o de ámbar?

Publicado el
Mordedores para bebé - MAYUMI Collares de lactancia

Un collar de silicona alimentaria es la mejor opción para aliviar las molestias de dentición de tu bebé y te contaremos por qué.

Aunque tradicionalmente se han usado los collares de ámbar para aliviar los dolores de dentición y no dudamos de sus propiedades, actualmente los collares de silicona se presentan como una opción más segura, higiénica y efectiva.

¿Por qué un collar de silicona es más aconsejables que uno de ámbar?

  1. Los collares de ámbar están diseñados para el uso del bebé y no de la mamá. Al ir alrededor del cuello del bebé es evidente el riesgo de estrangulamiento o asfixia. Sin embargo, los collares de silicona están diseñados para el uso de la mamá y el bebé puede modisquearlos bajo su supervisión. Tanto el ensamblaje de sus piezas como su cierre, garantizan la seguridad de mamá y bebé.
  2. En muchas ocasiones, los collares de ámbar no se realizar con el material que les da nombre (ámbar del báltico), si no con cuentas de resina o de plástico común sobre el no tenemos información de composición. Por el contrario, el material de los collares de silicona es totalmente fiable y cuentan con certificados de composición apta para el uso del bebé. Se trata de un tipo de silicona respetuosa con el medio ambiente y con tu bebé ya que está totalemente libre de BPA, PVC, ftalatos, plomo, mercurio o cualquier otro componente nocivo.
  3. La textura de las cuentas de los collares de silicona son suaves, blanditas y de textura gustosa con superficies masajeadoras y agradables. En cambio las de ámbar son más duras y pueden llegar a dañar las delicadas encías del bebé. Además los collares de silicona se pueden colocar en el congelador y proporcionar así un alivio extra a tu bebé. 

En definitiva los collares de silicona son un tres en uno: un bonito collar para mamá; un mordedor eficaz y seguro para tu bebé y además complemento ideal durante la lactancia y el porteo para entretener y calmar a tu bebé.